martes, 17 de septiembre de 2013

PROCASTINAR



Procastinar: dejar para mañana

“El trabajo que nunca se empieza es el que más tarda en terminarse”

Algunos se preguntarán por qué dejar para mañana lo que se puede hacer hoy, mientras otros encontrarán mil respuestas posibles y seguirán adelante con paso seguro.
Se trata de procastinadores, personas que pueden demorar la acción hasta el cansancio, y preparan infinitas excusas para luego explicar por qué el proyecto no les salió tan bien como les pudo haber salido.
Se convierten en expertos en entregar excusas en vez de resolver problemas.“Esta actitud de postergar, diferir, aplazar, es uno de los malos hábitos que se deben combatir ya que evitarán que triunfen en la vida”





IDENTIFIQUE SU TENDENCIA A POSPONER LAS COSAS

Si usted muestra una tendencia marcada a posponer las cosas que tiene que hacer o las decisiones que debe tomar, tiene un serio problema que impedirá que alcance el éxito.

Para enfrentar y solucionar ese problema, haga listas de las situaciones en las que tiende a posponer las cosas. Esas listas le permitirán identificar mejor sus patrones de comportamiento errados y se le hará más fácil adoptar las medidas correctoras.

Al hacer esas listas, no sólo señale las ocasiones en que pospone, sino, caso por caso, por qué lo hace: miedo, dejadez, falta de interés, etcétera.

ASÍ EL ANÁLISIS SERÁ MÁS COMPLETO Y ÚTIL.

¿Alguna vez te has encontrado “sacándole la vuelta” a algún asunto, por ejemplo a tus tareas?, ¿Eres de los que te propones hacer algo y no lo cumples o no lo terminas?, ¿Haces lo urgente y dejas atrás lo importante?

¿Te cuesta empezar a estudiar? ¿Te da miedo no acabar en el tiempo establecido? ¿Te distraes con cualquier cosa con tal de no hacer lo que tienes que hacer? Aunque no lo sepas esa conducta tiene un nombre. La procrastinación es una tendencia a posponer el inicio o la finalización de las tareas y afecta a un 80% de los estudiantes.
¿Te cuesta empezar hacer una tarea? ¿Pospones siempre el plazo de entrega?
El procrastinador busca excusas para posponer la tarea que debería realizar.
Dependiendo de estas circunstancias podemos encontrar tres tipos de procrastinación.Hay personas que tienen miedo de no estar a la altura de la tarea que deben realizar. Es lo que le ocurre al estudiante cuando se cree incapaz de superar un determinado examen, por que lo ve muy difícil. Esta conducta se conoce como procrastinación por evitación. Es un problema de autoestima. Se evita empezar la tarea para no tener que enfrentarse al fracaso. Es el tipo de procrastinación más común entre los estudiantes. ¿Para que estudiar, si voy a suspender?.

Otro tipo de procrastinación es la que se genera en el sentido contrario. Si tengo algo que hacer que es muy sencillo, y se que no me va a suponer ningún problema, lo dejo para el último momento. Esto se conoce como procrastinación por activación. La tarea no me motiva, se que tengo la capacidad para hacerla, pero no la hago hasta que no se me viene encima. Llegados este punto puede que ya no te quede tiempo para realizarla.

El último tipo de procrastinación es el propio de las personas indecisas. Estas personas no saben como afrontar la tarea. Lo intentan, pero se pierden en pensar la manera de afrontarla y nunca llegan a decidir la manera correcta de hacerlo. Esta es una manera de procrastinar que está muy enraizada en el comportamiento. La gente de naturaleza indecisa tiende siempre a procrastinar.


Los fantasmas del miedo

Evita Procrastinar en 10 pasos

¡ESTO ES PROCRASTINAR!

Me han diagnosticado que padezco SADAE:
Síndrome de Atención Deficiente Activado por la Edad.
Se manifiesta así:

Decido lavar el coche. Al ir hacia el garaje, veo que hay correo en la mesita de la entrada.
Decido echar un vistazo a las cartas antes de lavar el coche.

Dejo las llaves del coche en la mesita, voy a tirar los sobres vacíos y los anuncios en el cubo de la basura y me doy cuenta de que está lleno.

Decido dejar las cartas, entre las que hay una factura, en la mesita, y llevar el cubo a vaciar en el contenedor.

Entonces pienso que, ya que voy al contenedor, puedo pagar la factura con un cheque y echarlo en el buzón que está al lado del contenedor.

Saco del bolsillo el talonario de cheques y veo que sólo queda uno. Voy al despacho a buscar otro talonario y encuentro sobre la mesa la Coca Cola que me estaba bebiendo y se me había quedado olvidada.

Retiro la lata para que no se vierta sobre los papeles y noto que se está calentando, por lo que decido llevarla a la nevera.

Al ir hacia la cocina me fijo en que el jarrón de flores de la cómoda de la entrada está sin agua.

Dejo la Coca Cola sobre la cómoda y descubro las gafas de cerca que he estado buscando toda la mañana.

Decido llevarlas a mi escritorio en el despacho y después, poner agua a las flores. Llevo las gafas al despacho, lleno una jarra de agua en la cocina y de repente, veo el mando del televisor.

Alguien se lo ha dejado en la mesa de la cocina.. Me acuerdo que anoche lo estuvimos buscando como locos.

Decido llevarlo al salón, donde debe estar, en cuanto ponga el agua a las flores. Echo un poquito de agua a las flores y la mayor parte se derrama por el suelo. Por lo tanto vuelvo a la cocina, dejo el mando sobre la mesa y cojo unos trapos para secar el agua.

Voy hacia el hall tratando de recordar qué es lo que quería hacer con estos trapos.

Al final de la tarde…


  • el coche sigue sin lavar,

  • no he pagado la factura,

  • el cubo de la basura está lleno,

  • hay una lata de Coca Cola caliente en la cómoda,

  • las flores siguen sin agua,

  • sigue habiendo un solo cheque en mi talonario,

  • no consigo encontrar el mando de la tele ni mis gafas de cerca,

  • hay una fea mancha en el parquet de la entrada

  • y no tengo ni idea de dónde están las llaves del coche.

  • Me quedo pensando cómo puede ser que sin haber hecho nada en toda la tarde haya estado todo el rato danzando y me encuentre tan cansado .